quemar calorías en casa

Cómo quemar calorías mientras limpiamos el hogar

Bien sea por circunstancias excepcionales, como el confinamiento total ante una pandemia, o por circunstancias más habituales, como la falta de tiempo, seguro que más de una vez habéis querido hacer ejercicio pero habéis tenido que desistir por la imposibilidad de salir a la calle. Si os sentís identificados con esta situación, ¿qué tal si hacéis ejercicio mientras realizáis las tareas domésticas?. Sí, es posible quemar calorías en casa, mientras limpiamos el hogar ¿sabéis cómo?.

Tras haberos puesto ropa cómoda y vuestras canciones favoritas para motivaros estaréis preparados para empezar a quemar calorías en casa.

Ejercicios mientras pasáis el aspirador. El movimiento hacia delante y hacia atrás que hacéis con este electrodoméstico puede servir para ejercitar los músculos y abdominales. Dad un paso hacia delante con la pierna derecha y bajad el cuerpo hasta que la rodilla derecha forme un ángulo de 90 grados. Mantened esa posición durante 10 segundos, repetid lo mismo con la pierna izquierda ¡y no dejéis de aspirar!.

En casa también se puede hacer cardio. Corred de arriba a abajo por las escaleras cuando tengáis que pasar por ellas. Si vivís en un piso, podéis aprovechar el momento de sacar la basura para bajar y subir por las escaleras del edificio.

Ejercicios de brazos por la ventana. Los movimientos de extensión  que realizamos al limpiamos los cristales de las ventanas para alcanzar las zonas más alejadas harán que vuestros brazos generen forma. Recordad cambiar de brazo de vez en cuando y no olvidéis limpiar haciendo fuerza con el abdomen para ejercitar las abdominales.

Sentadillas a diario. El momento de recoger el lavaplatos es ideal para quemar calorías en casa y ejercitar los glúteos a base de sentadillas. Recoged los platos y almacenarlos todos en la encimera, para no parar el entrenamiento.

Poco a poco ireis notando los beneficios y veréis que quemar calorías mientras limpiamos será divertido y se os harán las tareas más amenas.

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios