reciclar las ceras de colores

Una genial idea para reciclar las ceras de colores de los niños

Hoy día el reciclaje es fundamental, y no está de más que transmitamos ese valor a los más pequeños. Y reciclar las ceras de colores de los niños es un buen punto de partida, por su facilidad y su fantástico resultado.

 

Ahora que han terminado los colegios y las guarderías, es momento de ponerse manos a la obra reciclando. En algunos casos los libros pasarán a otras manos, que les darán un nuevo ciclo escolar. Pero ¿sabéis que no es el único material escolar que puede tener una segunda vida?. Las ceras de colores, a estas alturas, estarán rotas, desgastadas e incluso troceadas en pedazos de difícil manejo. Sin embargo, seguro que esta idea os parece genial para reciclarlas.

 

Pasos para reciclar las ceras de colores

 

  1. Recopilar todos los lápices de cera. No debemos olvidar mirar en los lapiceros de casa, siempre hay algún trocito donde menos esperamos.
  2. Clasificar los diferentes trozos por tonalidades, intentando que sean más o menos parecidas. Guardaremos cada conjunto de color en una bolsita.
  3. Triturar los lápices. Para ello, debemos golpear con un martillo o algún objeto adecuado los lápices sin sacarlos de las bolsas. Así evitaréis que se desperdiguen los trozos.
  4. Volcar el contenido de las bolsas en cubiteras de silicona. También valen los moldes de silicona para hacer galletas con formas divertidas.
  5. Hornear a media potencia. Hay que mantener la bandeja en el horno hasta que veamos que las ceras se han derretido totalmente.
  6. Dejar enfriar. Para acelerar el proceso, podemos introducir la bandeja en la nevera.
  7. Desmoldar y ¡a pintar!. Tendremos unas nuevas ceras de colores de tamaño muy adecuado para los niños, con formas divertidas.

 

¿No estáis deseando ponerlo en práctica?. A los más pequeños les encantará estrenar ceras de colores nuevos y totalmente diferentes de las de sus amigos.

 

 

Imagen: Pinterest

Comentarios

Comentarios

Menú