Cuida tu ropa

quitar pegotes de caramelo de los zapatos

Cómo quitar los pegotes de caramelo de los zapatos

La cabalgata de Reyes y su posterior día de regalos trae momentos muy dulces… ¡a veces demasiado! Lo cierto es que Sus Majestades y ayudantes reparten muchos caramelos a pequeños y mayores durante su desfile real. Es un acto de diversión y una cita anual ineludible donde los haya. Sin embargo, el momento en que nos disponemos a quitar los pegotes de caramelo de los zapatos no es tan agradable.

Lo primero que hay que tener en cuenta para evitar que nuestro par de zapatos preferido se estropee es evidente. Sencillamente, no elegirlo para el día de la cabalgata. Otra opción, que cada vez se ve más, es introducir el calzado en una bolsa de plástico. Y es que incluso si no asistimos a la cita con los Reyes Magos, el mero hecho de salir a la calle ese día nos asegura volver a casa con los zapatos pegajosos.

Pero si, un año más, os encontráis que os quedáis pegados al suelo tras pasar la cabalgata de Reyes Magos, no os quedará otra que poneros manos a la obra para solucionarlo. Y no sólo por lo incómodo de la situación, también por la suciedad que ello conlleva. Además, en el peor de los casos, podrá estropearos vuestro calzado.

 

Cómo quitar los pegotes de caramelo de los zapatos

 

En el mejor de los casos, los caramelos sólo se habrán adherido a la suela. Por ello, en primer lugar meteremos la suela del zapato en un barreño de agua bastante caliente con un chorreón de jabón o sal. Prestad atención a que el nivel del agua no sobrepase la suela y no estropee el material con que está hecho. Dejamos el zapato reposar en el agua unos minutos hasta que el caramelo vaya despegándose de la suela. Posiblemente se desprenda solo pero, en caso de que queden restos, rasparemos con una bayeta hasta que la suela quede limpia.

 

En caso de que los caramelos hayan tocado el cuerpo del zapato, hay que ser cuidadosos. Y es que hay algunos materiales del calzado que no deben mojarse. En estos casos tendréis que emplear únicamente la bayeta con agua jabonosa muy caliente y tener un pelín de paciencia a la hora de raspar y quitar completamente el caramelo del calzado.

 

Confío en que os sirvan estos truquitos. Pero, sobre todo, ¡espero que los reyes se hayan portado muy bien con vosotros este año!

 

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú