Estilo de vida

buenos hábitos para mantenerse joven

El secreto de la eterna juventud: buenas prácticas para mantenerse joven

 

Hay personas por las que parece que no pasan los años. Seguro que conocéis a alguien que tiene una habilidad especial para mantenerse joven. Es cierto que la genética tiene una gran parte de la culpa de cómo nos afecta el paso del tiempo, pero… ¡también lo es que podemos cumplir con una serie de hábitos que nos ayudarán a prolongar el brillo y la firmeza de la piel, requisitos imprescindibles para ese ansiado “efecto juventud” que tanto se persigue!

 

Hoy hay multitud de cremas y carísimos tratamientos para, precisamente, intentar conseguir estos efectos. Sin embargo, la base para obtener una piel radiante y llena de vitalidad la tenemos más alcance de nuestra mano de lo que nos imaginamos.

Estas son las 5 claves del secreto de la eterna juventud

  1. Adiós estrés. El estés es el peor enemigo de nuestra salud. No por nada se la conoce como la enfermedad silenciosa. Un excesivo estrés es muy perjudicial, llegando incluso a desencadenar otro tipo de enfermedades más obvias. Y nuestra piel no es menos, pues ante un excesivo estrés perderá brillo y elasticidad. Aunque parezca imposible, intentad tomar aire y encontrar un ratito de relajación para no desbordaros. Prácticas como el yoga, la meditación y el taichí están muy recomendados para mantenerse joven por dentro y por fuera.
  2. Dormir y descansar. Relacionado con el punto anterior, un correcto y oportuno descanso puede reducir mucho los niveles de estrés. Tomar una buena rutina de sueño, con un descanso nocturno de 6 a 8 horas (en adultos) es suficiente. Y nunca está de más una siestecita, si os la podéis permitir, a media tarde. Eso sí, de no más de media hora.
  3. Alimentación sana: huid de los alimentos refinados, las grasas saturadas y los azúcares. Decid sí a las frutas y verduras crudas, a los frutos secos sin procesar y a los alimentos ricos en antioxidantes. Notaréis el cambio.
  4. Ejercicio con moderación. El ejercicio nos ayuda a mantenernos en forma, por fuera y por dentro. Así, se benefician de él no sólo nuestra musculación y firmeza de la piel, sino también nuestro sistema cardiovascular y respiratorio. No se trata de prepararos para unas olimpiadas, sino de abandonar un poco el sedentarismo
  5. Respirar aire puro: Si tenéis la oportunidad de realizar una pequeña escapada semanal a un entorno natural, lejos de la contaminación, podréis poner en práctica los puntos 1 y 4 a la vez. Y vuestra piel os agradecerá que sus células estén, por unas horas, lejos de la contaminación que respira día a día

 

Este es el secreto fundamental de la eterna juventud (o cómo mantenerse joven sin pasar por quirófano). Como veis, está al alcance de la mano ¡y de cualquier bolsillo!.

 

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú