limpiar la vitrocerámica

Limpiar la vitrocerámica: consejos para dejarla perfecta a diario

Aunque a la hora de cocinar soy muy partidaria de mantener las antiguas costumbres, es cierto que la comodidad al limpiar la vitrocerámica es un avance respecto a los hornillos tradicionales. Es que es un gustazo poder dejarla lista fácilmente y sin tener que desmontar los fogones. Sin embargo, nunca vienen mal unos consejos para mantener nuestra placa como el primer día.

 

Es imprescindible cumplir unas reglas básicas de mantenimiento

 

  • Asegurarnos de dejar bien limpia la vitrocerámica tras su uso. Las pequeñas partículas pueden dar lugar a arañazos sobre el cristal que afearían sustancialmente su superficie.
  • Usar únicamente baterías de cocina preparadas para nuestro tipo de placa.
  • Hacernos con una cuchilla (o rasqueta) para limpiar vitrocerámicas, pues será nuestra gran aliada cuando se nos incruste la suciedad
  • Utilizaremos productos específicos de limpieza para nuestra placa. El resto de productos generales y desengrasantes, por lo general (salvo que indiquen explícitamente lo contrario), no dejarán los resultados esperados.
  • Dejaremos enfriar totalmente la placa antes de limpiarla. Sin embargo, retiraremos determinados restos (como el azúcar) tan pronto como caigan, para evitar males mayores. Para estos casos en los que limpiaremos la placa estando aún caliente, debemos usar sólo agua. Bajo ningún concepto pondremos los productos de limpieza en contacto con la placa caliente.

 

Trucos para limpiar la vitrocerámica

 

Hay trucos para todo,  y en este caso no podía ser menos:

 

  • Si nos quedamos sin producto para limpiar la vitrocerámica, podemos fabricar uno de emergencia mezclando vinagre blanco con bicarbonato. Se formará una especie de pasta espumosa que servirá para limpiar la placa.
  • Si nos cuesta, incluso con la rasqueta, sacar un resto incrustado en la vitrocerámica, aplicaremos un cubito de hielo sobre el residuo a eliminar. Esperaremos un par de minutos y aplicaremos la rasqueta.
  • Podemos mantener el brillo de la vitrocerámica aplicándole, con un paño suave, una mezcla de vinagre y agua sobre su superficie.

 

Saludos, Sandra

 

Imagen: Pinterest

Comentarios

Comentarios

Menú