libros adictivos para el verano

Libros adictivos para pasar el verano

Para muchas personas, el tema de la lectura es asignatura pendiente. Y es que, en la vorágine del día a día, no siempre es fácil encontrar esas horas de relax que requiere un libro para sumergirnos totalmente en él.

Sin embargo, durante el verano, bien sea por las horas de luz (que hacen más largos nuestros días) o por las esperadas vacaciones, son muchos los que por fin encuentran esos momentos adecuados para concentrarse y engancharse a un libro sin temor al madrugón del día siguiente. Y es que los libros adictivos tienen ese poder absorbente que nos hace olvidarnos de todo.

Hoy os traigo algunos de mis favoritos. Esos libros que me han marcado y que me han absorbido hasta el final.

Mis libros recomendados para este verano: libros adictivos

  • El Clan del Oso Cavernario: un clásico en mi top ten. Este nombre da título al primero de los libros de una saga llamada “Los hijos de la tierra”. Ambientada en el paleolítico, narra las experiencias de una joven cromañón que es adoptada por una tribu de neandertales.
  • Sé lo que estás pensando: Novela de detectives, la trama versa sobre las investigaciones que lleva a cabo un policía para dar con un asesino en serie que se caracteriza por leer la mente de sus víctimas.
  • El perfume. Historia de un asesino: Esta novela se engloba dentro del género de novela de terror. En él se narra la evolución del protagonista, un personaje con un excepcional olfato que asciende estratos sociales hasta conseguir ser un afamado e importante perfumista. La fuente de las esencias con las que construye sus perfumes es, sin embargo, aterradora.
  • Memorias de una Geisha: esta novela histórica narra la transformación en Geisha de la niña Chiyo en el Japón de los años 30.
  • Una buhardilla en París: si sois amantes de la novela romántica, esta no os defraudará. Nos transporta a la París bohemia del siglo XIX, y supone una crítica a la situación de la mujer en esa época.

Y vosotros, ¿me recomendáis algún libro?

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú