encontrar la felicidad en el día a día

El Bienestar en el día a día: cómo encontrar la felicidad en las pequeñas cosas

A todos nos ocurre: vivimos en una vorágine de cosas y quehaceres tan grande, que a menudo, cuando nos vamos a dormir, caemos en la cuenta de que no hemos sonreído mucho a lo largo del día. Y os preguntaréis cómo se puede encontrar la felicidad cuando no paramos de correr de un lado para otro para cumplir con nuestras obligaciones: el trabajo, el hogar, el cuidado de los nuestros…

 

Se trata de dedicarnos un tiempo al día para nosotros mismos. Y, muchas veces, ese tiempo que nos autodedicamos no implica, necesariamente, que nos encerremos en una habitación lejos de nuestros hijos o de nuestra familia ¡nada de eso! Aquí tenéis algunas cosillas que producen esa felicidad que asociamos con el bienestar y, como veréis, no implican soledad (si no la queréis) ni requieren tener excesivo tiempo libre.

Encontrar la felicidad es posible: ¿conoces tus pequeños momentos de bienestar?

Empecemos por lo obvio: reír es fantástico para liberar endorfinas, las principales responsables de la felicidad. Por eso, cuando nos reímos nos sentimos tan bien. A menudo, los amigos vienen acompañados de varias carcajadas, por lo que es muy recomendable encontrar siempre un ratito para estar o hablar con ellos.

 

Pero, seamos francos, no siempre es posible. ¿Y qué ocurre si no podemos estar con nuestros amigos? ¿Ya no podemos aspirar a tener ese momento de bienestar que tan bien nos viene? Ni mucho menos, hay más opciones para que nuestro cuerpo segregue las deseadas endorfinas. Por ejemplo, un paseo por nuestros rincones favoritos, con la mente en blanco y olvidándonos de las preocupaciones del día a día.

 

No sólo eso. Darnos pequeños caprichos es fantástico para encontrar esos pequeños instantes de felicidad que harán que nuestro día a día sea menos monótono. Por ejemplo, leer un capítulo de un buen libro. O escuchar nuestra música favorita en un ambiente tranquilo. Bailar. Un abrazo sincero. Acariciar a nuestras mascotas. Comer chocolate. Un baño relajante. Un olor agradable en nuestras prendas.

 

El secreto está en valorar cada uno de esos pequeños instantes de bienestar que, seguro, tenemos en nuestro día a día. Los mismos que San ha querido recrear en su último perfume cuyo delicado aroma, seguro, consigue hacer que tu día a día tenga más pequeños instantes de felicidad.

 

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú