Estilo de vida

elliminar el olor a humo

Cómo eliminar el olor a humo de una habitación

Todos hemos sufrido alguna vez del olor a humo en una habitación. Una chimenea, un guiso quemado, el olor del tabaco… son olores muy desagradables que, en ocasiones, cuesta hacer desaparecer.

Y es que no sólo se trata de abrir ventanas y airear la habitación, que también. Eliminar el olor a humo puede ser algo pesado. Cuando parece que nunca se va, se debe a que las partículas se han impregnado en la superficie de nuestro hogar. Así, muebles, cortinas, lámparas, alfombras… es probable que se hayan “ahumado”.

Cómo quitar el olor a humo de la cocina

La cocina es probablemente uno de las habitaciones de nuestro hogar que más puede verse afectada por el olor a humo. En caso de que se nos queme una receta, hay que actuar rápido. Los primero es cerrar las puertas del resto de la casa, para evitar que el olor a humo se extienda a todo el hogar. Seguidamente, encenderemos el extractor y abriremos la ventana de la cocina, para favorecer que el olor salga cuanto antes. Si nuestra cocina no es exterior, buscaremos la salida más cercana para desalojar el olor e intentaremos crear una corriente de aire.

Además, podemos hervir zumo de limón en una cazuela o, incluso, hacer café. El olor del café neutraliza muy bien los malos olores, y con el olor a humo no se comporta de forma diferente.

Lavar y limpiar, el toque final en la lucha contra el olor a humo

No nos extrañemos que el olor ahumado ya se haya impregnado en nuestros muebles. Las alfombras, sin ir más lejos, son un poderoso imán para los olores. Para eliminar el olor a humo podemos espolvorear bicarbonato por ella y dejar actuar unas 24 horas. Después, aspiraremos y repetiremos el proceso en caso de que el olor aún no haya desaparecido del todo.

Además, para desincrustar el olor a humo de nuestros muebles, mezclaremos en un barreño 3 litros de agua templada, media taza de amoniaco y un cuarto de esa misma taza de vinagre blanco. También podéis añadir a todo esto un cuarto de taza de jabón. Limpiad los muebles con esta mezcla y veréis como desaparecen esos olores “ahumados”. Eso sí, os recomiendo que, previamente, probéis qué tal va esta mezcla en una zona que no se vea mucho. Cada mueble es un mundo y más vale prevenir.

Saludos, Sandra

Relacionados

Comentarios

Comentarios

Menú