dolor de garganta

Remedios para combatir el dolor de garganta

En pleno invierno y con olas de frío constantes, el que más y el que menos tiene algún catarrillo o está incubándolo. Los síntomas son inconfundibles: dolor de garganta, tos, mucosidad, malestar general… y, aunque poco podemos hacer para solucionarlo, sí podemos hacer que sea un poco menos molestos. Hoy os doy algunas ideas caseras para aliviar el dolor de garganta.

 

Dolor de garganta: soluciones cotidianas a un mal común

 

Uno de los remedios más extendidos para el dolor de garganta es el uso de la miel. Y es cierto, la miel tiene increíbles propiedades y una de ellas es el alivio sintomático del dolor de garganta. Además, es un poderoso aliado para combatir la tos, formando una especie de película que alivia esa tos seca tan molesta que suele agravar el dolor de garganta. Un par de cucharaditas antes de ir a dormir nos ayudará a toser menos y reducirá el dolor de garganta.

 

Hacer gárgaras es otro remedio que siempre hemos escuchado a nuestras abuelas. Para hacer gárgaras hay varias recetas efectivas. Una de ellas es diluir una cucharadita de sal en una taza de agua caliente, dejar que se enfríe un poco y hacer las gárgaras con esa agua salada. Otra buena receta se realiza diluyendo dos cucharadas de vinagre de manzana en una taza de agua caliente.

 

Si no sois amigos de las gárgaras ni de la miel, no todo está perdido. Un vitaminado zumo natural,  con ingredientes analgésicos y llenos de propiedades benefactoras para la garganta puede aliviar el dolor. Realizadlo con cuatro tallo de apio, dos zanahorias, un poquito de hinojo y un diente de ajo. Licuad y bebed el zumo resultante. Quizá no sea un delicioso manjar, pero seguro que os alivia. Y, si sois valientes , otra buen opción es masticar directamente un diente de ajo.

 

Hay otros remedios menos drásticos. Actualmente es muy fácil de encontrar en grandes superficiees y herboristerías el própolis en aerosol. Un par de pulverizaciones directas a la garganta de vez en cuando aliviará la molestia. Y no os olvidéis de las compresas calientes alrededor del cuello, que relajarán la garganta y reducirá el malestar.

 

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú