Cuida tu ropa

Toallas

Cómo conservar tus toallas como nuevas y mantener su suavidad

El tejido de una toalla es lo primero que debes tener en cuenta a la hora de la compra. Aunque depende de su función, si es para el hogar lo ideal es que sea 100% algodón ya que son más estéticas y suaves. También están las compuestas de microfibra que son de secado rápido.

Si vas a estrenar toallas, lo mejor es lavarlas previamente agregando una taza de vinagre al agua, para mejorar su capacidad de absorción del tejido. Además para evitar esas pelusas que aparecen tras su primer uso, lo mejor es dejarlas en remojo entre dos y tres horas en un recipiente con agua, sal y vinagre. Después, mete la toalla en la lavadora pero sin usar suavizante. Verás como el problema de las pelusas ha desaparecido.

Al igual que hacemos con el resto de la ropa, lava las toallas de color separadas de las blancas. Utiliza detergentes suaves como Flota y ten cuidado con usar demasiado jabón ya que reduce la efectividad de absorción de la toalla y la endurece.

Nunca uses lejía o cloro, si hay alguna mancha difícil lo más recomendable es usar un poco de amoniaco.

Si has detectado tras varios lavados que tus toallas están encogiendo, no te alarmes, es normal, el algodón encoge. Si han encogido demasiado quizás estés usando demasiada temperatura en el lavado.

Pero ¿cómo hacer que no se deformen? Lávalas a temperatura baja y sécalas en temperatura media.

 Es muy recomendable no lavar las toallas con prendas con botones, cremalleras, y otro tipo de cierre, porque estropearía el tejido.

 Si queremos eliminar ese olor desagradable de nuestras toallas que produce el haberlas dejado mojadas y guardadas, podemos usar un chorro de amoniaco diluido con el detergente.

 Pero también es importante el secado para mantenerlas suaves, sigue alguno de estos dos consejos:

  • Saca las toallas de la lavadora nada más terminar el lavado y tiéndelas, evitando la exposición al sol.
  • Si puedes usar la secadora, hazlo a temperatura baja, así conseguirás mantener suave y esponjosas  las toallas, siempre a temperaturas relativamente bajas. Retíralas de la secadora cuando hayan perdido la mayor parte de la humedad pero antes de que estén totalmente secas para conseguir este efecto casi al 100%.

En el caso de las toallas de microfibra, esas tan finas que están tan de moda para hacer deporte, simplemente se lavan con agua como si fuera un traje de baño y se dejan secar al aire libre.

Para todos es muy importante esa sensación de suavidad en las toallas,  y con estos trucos y el uso de SAN lo conseguirás.

Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú