beneficios de caminar

Caminar, un ejercicio imprescindible para el organismo

Aunque sea una actividad muy olvidada y denostada por muchos, caminar es un ejercicio altamente recomendable. Y es que constituye un ejercicio muy completo que puede hacer que mantengamos a raya muchos males. Los beneficios de caminar todos los días durante unos 30 minutos se harán patentes muy pronto.

 

Reconozcámoslo, no todos podemos machacar nuestros cuerpos en un gimnasio. Ni a todos se nos da bien la práctica deportiva. Sin embargo, caminar es un ejercicio que está al alcance de todos, para el que no hace falta estar especialmente cualificado.

 

Eso sí, hay que diferenciar caminar de deambular. Para considerar una caminata como un ejercicio físico, debemos hacerlo a buen ritmo, sin distracciones y con un objetivo fijo: aumentar progresivamente la velocidad, para terminar nuestro paseo a un ritmo más ligero del que empezamos. Sólo de ese modo pondremos a funcionar toda la maquinaria de nuestro organismo, y sólo así notaremos los beneficios. Por cierto, ¿los conocéis?

 

  • Control de peso y tonificación muscular: el primero de los beneficios es el común a todo ejercicio físico. Nada como caminar todos los días a un ritmo adecuado durante un mínimo de media hora para activar nuestro metabolismo, quemar grasas y fortalecer nuestra musculatura. Tonificaremos especialmente nuestro abdomen, los glúteos y las piernas.
  • Además, al activar nuestro corazón mediante este ejercicio moderado, fortaleceremos el sistema cardiovascular en general. Caminar es una actividad muy recomendada para poner a raya el colesterol.
  • No sólo eso, sino que esta actividad física está muy relacionada con la reducción probabilística de padecer ciertas enfermedades, como la diabetes y el asma. De igual manera, previene la demencia y la depresión. En el caso de padecer esta última enfermedad, además, se recomienda como medida terapéutica, al igual que ocurre con el estrés.
  • Y por si fuera poco, caminar a diario nos ayudará a conciliar el sueño.

 

Si ya os habéis decidido a caminar a diario, recordad que se trata de un ejercicio.

Por ello, recordad usar calzado cómodo (a ser posible, deportivo) y ropa que transpire.

No está de más que os acompañéis de una botella de agua para hidrataros adecuadamente.

Comentarios

Comentarios

Menú