azúcar de colores

Cómo hacer azúcar de colores en casa

Estoy segura de que mi truco para hacer azúcar de colores os va a encantar. Y es que cuando un plato es bonito y está bien presentado parece que hasta sabe mejor, ¿verdad?. Hoy os traigo una idea para darle color a vuestros postres o, incluso, para decorar cóckteles o fiestas de un modo económico y sencillo. Y, ¿por qué no? para darle un toque de color a vuestro café de sobremesa y sorprender a todos vuestros familiares y amigos.

 

Y es que no hay nada más sencillo que colorear azúcar. Para ello, sólo necesitáis azúcar blanca normal, un tarro de cristal y colorante alimenticio. Un consejo es que compréis sólo 3 botes de colorante alimenticio: rojo, azul y amarillo, pues a partir de ahí podréis sacar el resto de colores y os resultará mucho más económico.

 

Echad el azúcar que necesitéis en el tarro (nunca sobrepaséis la mitad de su capacidad) y añadid un par de gotitas del colorante elegido. A continuación, cerrad el bote y agitad con energía, hasta que el colorante haya tintado toda el azúcar. Si veis que os habéis quedado cortos de color, siempre podéis añadir un poquito más, pero con cuidado, pues un poquito de colorante, como veréis, colorea bastante.

 

Si lo vuestro es el azúcar glass, o azúcar el polvo, también podéis obtenerla de colores. Para ello, poned el azúcar normal en el recipiente de la batidora, y añadid las gotitas de colorante. A continuación, y tras escoger el cabezal de la batidora más adecuado, triturad el azúcar. Conseguiréis un azúcar en polvo del color que hayáis elegido.

 

El último paso es fundamental. Extended vuestro azúcar de colores sobre una superficie seca y dejad reposar hasta que veáis que la humedad se ha evaporado.

 

Por último, colocad el azúcar de colores en el recipiente que hayáis elegido, ¡y listo!

 

Saludos, Sandra

 

Imagen: Pinterest

Comentarios

Comentarios

Menú