ellas sí que le han dicho adiós al estrés

Adiós al estrés con esta revolucionaria filosofía de vida: Slowlife

Últimamente se escucha mucho hablar del slowlife como una técnica increíblemente eficaz de decir adiós al estrés. Hoy en día le damos valor a lo que funciona rápido y aporta soluciones inmediatas. Cada vez nos cuesta más esperar. ¿No creéis?

No sé si estaréis de acuerdo, pero nuestro día a día está sujeto a la vorágine. Esto, unido a la tecnología, nos permite tener lo que deseamos en el momento que queramos.

Además, la sociedad ofrece tantos estímulos e información que cada vez tenemos menos tiempo para tomar decisiones. Esto satura a cualquiera. Por tanto, la velocidad y productividad tecnológica que, a priori, parece una ventaja puede volverse en nuestra contra.

Adiós al estrés, ahora se lleva el Slowlife

Para decir adiós al estrés del día a día, hoy os propongo una filosofía de vida llamada Slowlife (vida lenta) que cuenta con muchos seguidores y que tiene como idea base la desaceleración para lograr una vida más feliz, sana y productiva.

El periodista americano Carl Honore es el promotor de este movimiento que explica detalladamente en su libro Elogio de la lentitud y que os recomiendo que consultéis.

En él, Honore asegura que no se opone a la rapidez en actividades puntuales como el deporte, pero que el problema es ser dependiente de la velocidad. Si la establecemos como regla base de nuestras vidas, damos paso al automatismo y dejamos poco sitio a la creatividad y a los sueños.

Este movimiento se puede completar con el denominado Slowfood. Esta tendencia propone cultivar los alimentos, prepararlos y consumirlos de una forma relajada. Así podemos disfrutar y valorar más la comida y, desde luego, tener una alimentación más sana.

Os animo a que os detengáis y reflexionéis en las actividades que desempeñáis cada día. Aunque parar pueda resultar una pérdida tiempo, al final es mucho más productivo que dejarse llevar por las prisas. Como reza el dicho: “Vísteme despacio que tengo prisa”.

 

Saludos, Sandra

Comentarios

Comentarios

Menú